When I'm older, I want to be influencer

Dulceida, Marc Forné and Biel Juste in Cancún. // Pinterest. 
Influencer. Who have not dreamt about being one: travel, take photos, shop, get free products, go to festivals, have fans, being someone’s idol. All of us know someone who’s influencer, but what does it mean exactly?

According to Cambridge, influencer is someone who affects or changes the way that people behave. So it refers to a person who has an important impact in social networks and who’s able to influence his followers. For good or for wrong.

An influencer can, thanks to the marketing (home-made more than once), influence his followers to buy a product, and sold- out, as many fashion bloggers do, but this influence isn't just this. We can not forget that behind all those social leaders, there are people, people with values. And that’s why, though an influencer tries to say that he’s, or she’s, just a fashion influencer, he’s not. They also transmit values. And this is something we often forget about.

But yes, ladies and gentlemen. We are slaves of social networks -and this isn’t something new- but we are so subdued to this that we often are skeptic to ads we get. However, I’m writing this being 20 years old and having a consolidated opinion about life and clear values. But, we often forget that social networks include all kind of people and from all ages, and that’s what I want to stand out: from all ages.

I don’t know how old you were when you got your first mobile phone, me when I was eleven, but I just could call, sending messages and taking pictures -blurred, but picture-. I met all this connected world late, I actually didn’t have Internet connection (at home, not in phone) until I was 12 years old and if you’re wondering, yes, I survived. Something that seems incredible today, because children, instead of being born with a bread (as we say in Spain), are born with the last iPhone, plus, with internet connection and roaming. And we know that Internet has many risks, but still we have to be aware that children -and every time more- have access to the network and we can’t forget them and do nothing. And no, it’s not enough with activating the Google’s parental control in order not to surprise us with an erotic pop-up window.

We agree -and if we don’t, let’s pretend we do- with children are the most influenced, when we’re talking about age. That’s why education is so important their first years, because in the end, depending on their education, they will be and behave in the future. A kid life’s about school, learning, raising and specially, about develope his person and personality.
We have to control kids. // Voolas.
And what are influencers doing here? If we remember that influencers transmit values through socials, that children are there and besides, they’re developing their personality we can solve que equation: Children are like sponges -and not necessary like Sponge’s Bob-. They will absorb everything they see in social networks and they will educate, partly, for them. And I honestly think this is not bad at all: on the contrary. Most part of influencers transmit good values like equality, respect and freedom, it’s great! It’s great that since they’re kids can learn those values, but not everything is so la vie en rose.

Influencers have a perfect life, traveling all day, taking photos, trying on new clothes… But not everything is so ideal and if you don’t believe me, ask Aimee Song. Known for her blog Song of Style, some weeks ago she decided to upload a video on her youtube channel talking about what’s behind this profession, because for those ones who are still doubting, yes, being an influencer is a profession. And as everything in life, it requires sacrifice, effort, passion, time and want

We’re tired of listening to influencers say that their job is like others, like Dulceida, who needed to film a video in her YouTube Channel to explain what her job was about. But all this controversy can be due to same influencers who feed it.

We live in the visual era, where words are limited to 140 characters. So now, more than ever, it’s true the sentence ‘if I don’t see it, I don’t believe it’. It’s good that influencers say that their job is exhausting because it requires a lot of time -and I believe it- but if we reduce everything to words, it will be verbal diarrhoea, words will be gone with the wind, or time, in this case.

And here’s where 'When I'm older, I want to be influencer' comes. Omg, our little boy wants to become influencer! There weren’t jobs enough for him. But, is it really surprising? I mean, this is what they see every day! Besides, it look the perfect job! They don’t want to be doctors, firefighters, lawyers or journalists. This is old, now they want to be influencers, take photos and get free clothes, and with some luck, they’ll get their Compulsory Secondary Education graduate.

Would this happen if influencers share pictures working instead of at Coachella? Of course, no. As we said before, influencers are not just influencing in their professional field, like Dulceida, but in all fields. It’s okay if she doesn’t care about politics, but as an influencer she has a responsibility that goes further than selling. If her job -and I don’t doubt it- requires constancy, effort, time and sacrifice, couldn’t she teach to her followers this? Because what we see, it's totally different. 
Belen Hostalet is always traveling and showing us in pictures // Instagram.  
The Spanish blogger is around 2 million followers on Instagram. But, are we really aware of what this number represents? It’s two million people! It is like 20 full Camp Nous. Is she aware of this? Actually, we don’t care about numbers in socials, except from those ones who have a K or an M and I think, even to influencers, numbers are nothing but another achievement in their careers.

We live in a society where we think best people are the ones who have more followers, instead of those ones who have more knowledge. Where showing off comes first and reality comes second. Where we prefer an smartphone than a book. Where children want to be influencers instead of studying.

I… I just hope this is temporary and becoming an influencer is craving, like when I said when I’m old, I want to be singer and dancer. Because on the contrary, they won’t be interesting in become teacher, lawyer, engineer, journalist or writer (every profession has something). And it isn’t just this, we will forget also about vocation, which is the most important thing when choosing profession. And let me tell you that for now, we aren’t in the right way.



De mayor, quiero ser influencer

Influencer. Quién no ha soñado alguna vez con serlo: viajar, hacerse fotos, comprarse ropa, recibir productos gratis, ir a festivales, tener fans, ser el icono de muchos. Todos conocemos a alguien que es influencer. Pero ¿qué significa realmente esta palabra?

La RAE no recoge el término y la Fundéu, el portal de dudas lingüísticas de BBVA, simplemente se limita a corregirnos este anglicismo y a decirnos que la palabra adecuada en castellano es influidor. Sea influidor o influencer, ambas palabras hacen referencia a una persona que tiene un impacto importante en redes sociales y que es capaz de influir en la opinión de sus seguidores. Para bien o para mal.
Lovely Pepa es una de las bloggeras españolas con más seguidores en redes sociales. // Belgian Fashonista.
Un influencer -o perdón, influidor- puede, gracias al marketing (en muchos casos, casero), influir en que sus seguidores compren un producto -y que se acabe agotando, como es el caso de muchas bloggeras de moda-, pero el ámbito de influencia no sólo se queda ahí. No podemos olvidar, que detrás de estos usuarios líderes en redes sociales hay personas, personas con valores. Y es por ello, que un o una influencer por mucho que se etiquete como fashion blogger o beauty youtuber, no deja de transmitir unos valores. Algo que a menudo se olvida.

Pero sí, señores y señoras. Somos esclavos de las redes sociales -que no supone ninguna novedad-, pero es que el nivel es tanto que a veces ya nos mostramos escépticos a las publicaciones y a la masiva publicidad que recibimos. Sin embargo, yo escribo esto teniendo 20 años y una opinión sobre la vida bastante formada, con unos valores bastante claros. Pero a menudo, nos olvidamos de que las redes sociales están formadas por personas de todo tipo y de todas las edades y aquí es donde quiero entrar: de todas las edades.

No sé a qué edad tuvisteis vuestro primer teléfono, yo a los once años, pero con él apenas podía llamar, escribir SMS y hacer fotos -borrosas, pero fotos-. Conocí tarde el mundo de internet, de hecho no tuve conexión propia (y en casa, ná de megas en el móvil) hasta los 12 años y sí, sobreviví. Algo que ahora parece totalmente increíble porque los niños en vez de nacer con un pan bajo el brazo, te traen el último iPhone, plus, con conexión a internet y con roaming. Y es que ya sabemos que Internet tiene muchos peligros, pero aún así tenemos que ser conscientes de que los niños -y cada vez más pequeños- tienen acceso a éste y no podemos olvidarlos y hacer como si nada. Y no, no es suficiente con ponerle a Google el control parental para que no nos sorprenda de vez en cuando una ventana de contenido erótico.

Estamos de acuerdo -y si no lo estamos, vamos a pretender que sí- en que los niños son el sector más influenciable en cuanto a edad, es por eso que es esencial la educación que reciben los primeros años de su vida, porque al fin y al cabo, dependiendo de cómo sea ésta, serán y se comportarán en el futuro. La vida de niño se basa en la escuela, en aprender, en educarse y, sobre todo, en formar y desarrollar su persona y su personalidad.

¿Y qué tienen que ver con esto los influencers? Si recordamos que los influencers transmiten valores a través de las redes sociales, que en éstas hay niños y que los pequeños se están formando como personas, podemos hallar el resultado de la ecuación: Los pequeños, como esponjas que son -y no precisamente como Bob Esponja- a estas edades, absorberán lo que ven en redes sociales, y se formarán, en parte, por ellas. Y honestamente, esto no tiene por qué ser malo: al contrario. La mayoría de influencers transmiten valores como la igualdad, el respeto y la libertad. ¡Y qué bien! Qué bien que desde niños puedan aprender esos valores, pero no todo es tan la vie en rose.
Sergi Pedrero, componente de The Tripletz, intenta con su influencia, educar de una forma liberal y responsable a sus seguidores. // Instagram. 
Los influencers tienen una vida estupenda, viajando todo el día, haciéndose fotos, probándose ropa... Pero no todo es tan ideal, y sino que se lo digan a Aimee Song. Conocida por su blog Song of Style, el otro día estalló en YouTube desvelando qué había detrás de esta profesión, porque para los que todavía lo dudan, sí, ser influencer es una profesión. Y como todo trabajo, requiere sacrificio, esfuerzo, pasión, tiempo y ganas.

Estamos cansados de escuchar decir a los influencers que su trabajo es como otro cualquiera, como Dulceida, que necesitó hacer un vídeo en su canal de YouTube para explicar cómo era exactamente el trabajo de un influencer. Pero toda esta polémica puede deberse, en definitiva, a los mismos influencers que la alimentan constantemente.

Vivimos en la era de la imagen, donde las palabras están limitadas a 140 caracteres. Por lo que ahora más que nunca es cierto lo de si no lo veo, no lo creo. Está muy bien que digan que ser influencer es agotador porque requiere mucho tiempo -que ojo, yo me lo creo-, pero si al fin y al cabo todo lo reduces a palabras, acabará siendo más verborrea, palabras que se acabará llevando el viento, o el tiempo, en este caso.

Y es aquí donde viene el Mamá, de mayor quiero ser influencer. ¡Ay madre! ¡Que el niño nos ha salío influencer! Mira que no habrá profesiones para que el niño quiera ser influencer. Pero ¿de veras nos extraña? ¡Si es lo que ven cada día! ¡Y además se lo pintan ideal! Ya no quieren ser médicos, bomberos, abogados o periodistas. Eso quedó atrás, ahora quieren ser influencers, hacerse fotitos y que les regalen ropa y con suerte, se sacarán la ESO.

¿Pasaría esto si los influencers, en vez de subir fotitos desde el Coachella, las subiesen desde su mesa de trabajo? Evidentemente no. Y es que como hemos dicho antes, los influencers no sólo se quedan en el ámbito fashion, como en el caso de la famosa Dulceida, sino que tanto es el nivel de influencia que tiene sobre los y las jóvenes, que lo que piense la catalana sobre política o educación afectará a esos niños. Y está bien, está bien que, en el caso de Dulceida, no le interese la política, pero como influencer tiene una responsabilidad que va más allá de agotar una camiseta. Si su trabajo, que no lo dudo, requiere constancia, esfuerzo, tiempo y sacrificio, ¿no estaría mal que inculcase eso a los chavales, no? Porque lo que nosotros vemos es totalmente distinto. 
Dulceida en Coachella. // Instagram. 
La bloguera está rozando los dos millones de seguidores en su cuenta de Instagram. Pero ¿de verdad somos conscientes de lo que representa este número? ¡Son dos millones de personas! ¡Sería como 20 Camp Nous repletos de gente! ¿Es consciente ella misma de esto? En realidad, ya ni damos importancia a los números en redes sociales, a menos que lleven una K (de mil) al lado o una M (de millón) y creo, que incluso para los influencers los números ya no son más que otro logro en su carrera como influyente.
Vivimos en una sociedad donde se considera mejor a los que tienen más seguidores, que a los que tienen más conocimiento. Donde prima el postureo a lo real. Donde se coge antes un móvil que un libro. Donde los niños quieren ser influencers en vez de estudiar.

Yo... Yo sólo espero que esto sea pasajero y que lo de ser influencer sea un capricho, como cuando yo decía que de mayor quería ser cantante y bailarina. Porque de lo contrario, se perderá el interés por profesiones tan bonitas como ser profesor, abogado, ingeniero, periodista o escritor (entre otras, todas las profesiones tienen lo suyo). Y no sólo se perderá el interés, sino también la vocación, que es lo más importante a la hora de escoger profesión. Y dejadme que os diga que, por ahora, no vamos por el camino correcto.









CONVERSATION

0 comentarios:

Post a Comment

Instagram

Follow Us